lunes, 16 de septiembre de 2013

¿Qué elementos necesito para hacer cerveza en casa?

Una estructura vertical
La estructura vertical facilita el transvasado
Cuando se comienza a elaborar cerveza en casa, un punto muy confuso son los elementos necesarios para hacerla. Los curiosos tal vez ya estuvieron buscando información al respecto y como resultado estarán un poco más confundidos.
Habrán visto que hay equipos armados con ollas de aluminio, de acero inoxidable y en muchos casos conservadoras de camping con canilla.
Personalmente, llegado el momento de realizar la inversión, mi único planteamiento fue: ¿que haría más cómodo el proceso?
La heladera de camping y la olla de aluminio de 36 litros tienen un costo similar, agregando algunos elementos adicionales se puede armar un equipo de elaboración que resultará muy cómodo y productivo. Las ollas de acero inoxidable tienen un costo muy elevado y no se justifica el gasto para un equipo de 20 litros. Pero si estás pensando en capacidades mayores, no hay dudas de que el acero inoxidable es la opción más acertada.
Bien, ¿Entonces? ¿Qué compro para empezar? Si la elaboración será esporádica considero que la mejor opción sería la olla de aluminio con la conservadora y usar la cocina de casa para calentar agua y hervir el mosto. Si la elaboración se realiza al menos una vez a la semana o con mayor frecuencia, tres ollas de aluminio con sendos quemadores montados sobre un soporte vertical u horizontal sería lo adecuado, sobre todo por la facilidad de manipulación de los elementos. Mover una olla llena con 20 litros de agua implica un esfuerzo considerable y de ciertas precauciones cuando el contenido está caliente. Las estructuras verticales funcionan por gravedad, es decir el trasvase de una olla a la otra se da por gravedad ya que las ollas se encuentran en distintos niveles. Las estructuras horizontales deben usar bombas para realizar el trasvase y las ollas se encuentran conectadas por medio de mangueras o caños. Las bombas y mangueras deben ser adecuadas para uso alimentario y resistir alta temperatura de lo contrario al pasar el agua o mosto caliente se pueden incorporar sabores indeseados producidos por la degradación de las mangueras o sellos de las bombas causando un impacto negativo en la cerveza y que sólo podremos percibir luego de finalizado todo el proceso de elaboración. Una buena costumbre es probar el mosto en los distintas etapas del proceso de elaboración a fin de encontrar detrimentos organolépticos en
forma temprana a fin de corregirlos, de ser posible.
Una estructura horizontal
La estructura horizontal requiere de una bomba
Una vez que nos hemos decidido por la conservadora o un tipo de estructura ya podemos calentar agua, macerar y hervir el mosto, considero que no es necesario por ahora agregar más comentarios sobre los equipos.

¿Qué más necesito?

  • Densímetro: Usamos el densímetro para medir la disolución de azúcar en agua. La referencia es el agua con una densidad de 1000 y dependiendo del estilo de cerveza tendremos otros valores de densidad inicial.
  • Termómetro: Lo usaremos para medir la temperatura del agua de macerado, lavado y controlar el proceso de macerado. Si es digital siempre es recomendado tener pilas de repuesto o un termómetro analógico de resguardo.
  • Rociador: Lo llenaremos de alcohol al 70% para desinfectar los elementos que manipulamos durante la elaboración de cerveza.
  • Probeta de 250 ml: La usamos en conjunto con el densímetro. Llenamos la probeta con mosto y sumergimos el densímetro para medir la densidad.
  •  Bolsa de macerado: Aquí pondremos los granos de malta para macerar. Suele usarse un falso fondo en la olla de macerado en reemplazo de la bolsa.
  • Matraz de Erlenmeyer: Lo usamos para hidratar la levadura seca o comenzar el "starter".
  • Bidón de 25 litros con canilla: Usado durante el proceso de fermentación.
  • Bidón de 20 litros con canilla: Usado para el proceso de maduración.
  • Sifón: Nos permite realizar el trasvase de un bidón a otro reduciendo los riesgos de contaminación y oxidación.
  • Airlock: Permite el escape de gases que se producen durante la fermentación.
  • Tapón para bidones y Erlenmeyer: Estos tapones pueden ser ciegos o con una perforación para colocar el airlock.
  • Cuchara larga: La usamos para revolver la malta durante el proceso de maceración. No usar de madera ya que corre el riesgo de estar contaminada con levaduras salvajes.
  • Cepillo para botellas y bidones: Los usamos para realizar la limpieza de bidones y botellas.
  • Tapadora de botellas: Hay distintos tipos, de banco, de mano o de martillo.
  • Enfriador de inmersión o contracorriente: Se usan para reducir la temperatura del mosto una vez finalizado el proceso de hervido.
Rociador, densímetro, cepillo, bidones, airlocks y termómetro:
algunos de los elementos indispensables.
 ¿Podemos prescindir de algunos elementos? Por supuesto que sí. Pero para cada tarea, la herramienta adecuada facilita el trabajo.
Hay quiénes reemplazan el "airlock" por un globo. ¿Funciona? Seguro que sí, pero yo puedo limpiar y desinfectar cuantas veces quiera el "airlock" asegurándome de que no será una fuente de contaminación, mientras que con el globo esta tarea es más complicada. Por eso, cuantos más y mejores elementos consigamos, mejor para nosotros. Y sobre todo, mejor para la cerveza.



No hay comentarios.:

Publicar un comentario