martes, 21 de octubre de 2014

Armar tu propio equipo y no explotar en el intento

Hazlo tu mismo, dijeron. Será divertido, dijeron”

El cervecero se la rebusca y le encuentra la vuelta como puede. Hacerlo vos mismo es un principio. Cuando necesité un nuevo equipo para hacer más cerveza y averigüé precios, me espanté. En mi casa, mi familia, un poco en burla, me llama “Bob el constructor”: a veces hago de carpintero, a veces de herrero, otras de albañil. Entonces pensé: “por qué no, si hago mi propia birra, puedo hacer mi propio equipo”.


De la teoría a la práctica

Soldando la estructura
Después de investigar, robar algunas ideas y diseñar el equipo, me puse manos a la obra. Empecé por la base que sostendrá las ollas. Compré caño estructural, corté metal, soldé, le puse patitas regulables, lo pinté... hasta improvisé un sistema de pivote para poder desechar con facilidad el bagazo y ¡voilá! Estuvo terminado sin mayores dificultades...ideal... sospechosamente ideal. Cuando ya me iba a festejar, se me ocurrió ajustar la altura de las patitas.. Resulta que a una se le rompió la rosca, así que tengo que abrir el caño, sacar la rosca y cambiarla. Bueno, no es tan grave, tiene otras siete patas de apoyo. Quedará renga por ahora.


Ollas y la p#$&...

Cocinar cerveza me relaja, me transporta a unas vacaciones en un mundo de lúpulo y cebada. Pero cocinar, también es un poco como una adicción: desde que estoy armando el equipo no puedo hacer cerveza, y eso me tiene loco. Quiero aclarar que no cocino metanfetaminas ni soy Walter White, aunque la oración anterior pueda llevar al lector a pensar lo contrario.
Luchando con las ollas
Volviendo a lo que importa, les decía, no poder hacer cerveza me llena de ansiedad. Quiero terminar todo rápido, dos de las tres ollas ya están listas, estoy soldando la última y... las cosas empiezan a salir mal, por supuesto. La plancha de acero inoxidable que será el fondo, cede ante el calor de la soldadora TIG, se deforma. ¡Qué hago mal si antes pude soldar las otras dos sin problemas! Más lo intento solucionar, más empeora. Pobres ollas, no tienen madres pero me acordé de ellas y de todos sus parientes ferrosos. Necesito cerveza ya. Pero hasta que no cocine de nuevo, o sea, hasta que no termine el nuevo equipo, no voy a tener. Un círculo vicioso. No queda otra, cuento hasta 10, me imagino en una playa, frente a un mar de cerveza y me calmo.

Algunos consejos para futuros “Bobs”

Ya está casi todo terminado. Faltan ultimar detalles y por fin voy a poder respirar los vapores del lúpulo otra vez. En retrospectiva, aunque fueron semanas de trabajo duro y algunos disgustos, al menos lo que hice lo hice como quería, y los errores que cometí, los hice yo. No hay nada peor que mandar a hacer las cosas y que otro termine haciéndote cualquiera. Además está el lado monetario: mandarlo a hacer sale fortuna, así que cuando el presupuesto anda corto o necesitás ahorrar unos pesos, la única opción tal vez sea hacerlo vos mismo. Algunos consejos para quienes se aventuren en la construcción de su propio equipo.


  1. Googlear otros equipos de una capacidad similar al que queremos hacer. Si es posible, visitar otras fábricas de cerveza para tomar prestadas algunas ideas. Hablar con alguien que ya haya pasado por esta experiencia tampoco estaría demás.
  1. Perseverar. A veces sale algo mal, y hay que desoldar o rehacer una parte. No hay que desanimarse si las cosas no andan bien de una.
  2. Guardar provisiones. Si, como yo, estás mudándote de un equipo chico a uno grande, te recomiendo que hagas un par de buenas cocciones antes de empezar a construir el equipo. Sino, te va a pasar como a mí: vas a quedarte sin cervezas a mitad del proceso, y eso nunca es bueno.
  3. Tomátelo con calma. Cuando tardamos más de lo que queremos nos dan ganas de romper cosas. No es bueno ni para el cuerpo ni para la mente. Cuando queremos destruir algo, significa que es tiempito de tomarse un descanso -y una birra, si tienen- y continuar con el trabajo más adelante.
¡Buena suerte!

1 comentario:

  1. Luis Fernandez


    para flavio.rodriguez
    Hola gusto en saludarlo, he visto como Ud. empezo a construir su equipo, soy una persona mayor(73) y tomado la determinación de modernizar mi equipo de cerveza debo decirle que de Uds. los Argentinos he aprendido a hacer cerveza, yo tengo un equipo de una olla de aluminio 40 l. para agua hervida con un hemes, un macerador de barril de cerveza de 50 y una olla de aluminio de 100 yo vivo en Chile (Santiago) quiero hacerlo de acero inoxidable 304 tengo algunas nociones de soldadura, yo hice zapatos toda una vida y hace 10 años mas menos estoy haciendo cerveza y deseo comercializarla tengo adelantado algunas exigencias gubernamentales y estoy casi listo para hacerlo, yo con mucho respeto deseo solicitarle a Ud. me pueda mandar mas detalles del equipo y ojala archivo de fotos, me gustaría saber como soldó el fondo si tuvo que aportar, como hizo las tapas y todas eso detalles que a veces son los mas importantes agradeciéndole de antemano y a su servicio si lo require. serapio869@gmail.com estoy subscrito a

    ResponderEliminar